Información sobre el Acné

ACNEDOTA.COM

Tratamientos contra el acné

Tratamiento del acné inflamatorio (grado II y grado III)

Si el acne es leve e incluye algunos comedones, pápulas y pústulas, solo se aconseja tratamiento tópico, que consiste en la utilización de un agente antibacteriano local como el peróxido de benzoílo, la eritromicina o la clindamicina. El acné papolupustuloso poco grave normalmente no deja cicatrices y tiene una buena respuesta a un tratamiento tópico diario agresivo.

peróxido de benzoilo 2,5-10% es extremadamente efectivo, según esta nueva revisión, contra el P acnes. Su mayor desventaja es, de nuevo, la irritación. La eritromicina y la clindamicina tópicas están disponibles en forma de soluciones alcohólicas, geles, cremas y lociones, todas ellas igualmente eficaces, y que combinadas con peróxido de benzoilo en gel tienen mayor efecto que los antibióticos tópicos por sí solos. Webster añade además sus dudas respecto a la eficacia de la eritromicina y la clindamicina por sí solas, »salvo que se combinen con el peróxido de benzoilo».

Peróxido de benzoílo: Aún cuando resulta bastante irritante, es el medicamento más utilizado en los tratamientos para el acné. Se trata de un bactericida que provoca generalmente en las primeras semanas de uso, una leve descamación y eritrema. Para comenzar el tratamiento se utilizan cremas o gel con bajas concentraciones (2,5% o 5%), pudiendo en algunos casos puntuitales aumentarse la concentración. Es aconsejable utilizarlo diariamente, aunque eso dependerá de cada caso. Las aplicaciones se deben realizar por la noche y durante la mañana hay que lavarse la cara. Un consejo: si se usa además, ácido retinoico, no deben utilizarse a la misma hora. El peróxido de benzoílo es utilizado generalmente en los casos de acné inflamatorio leve. Para los pacientes de piel seca se recomienda el uso de peróxido de benzoílo en crema, en tanto que los pacientes con piel oleosa deben inclinarse por los geles.

Eritromicina: Se presentan en forma de lociones o geles al 2% o al 4%, y el tratamiento consiste en la aplicación una o dos veces al día. Es más eficaz si se combina con peróxido de benzoilo.

Clindamicina: Al igual que la eritromicina, es más eficaz si se combina con peróxido de benzoilo y se presenta en lociones o geles al 1%, que debe aplicarse en las zonas afectadas dos veces por día. La eritromicina y la clindamicina locales no presentan efectos secundarios adversos relevantes, salvo una leve dermatitis de contacto irritativa por la droga.

La medicación tópica que se utiliza para tratar el acne inflamatorio debe aplicarse en toda la zona afectada tanto por comedones como por pápulas. Hay que tener en cuenta que son tratamientos prolongados en el tiempo y que la dermatitis que suelen provocar, especialmente en la zona de cuello y ojos se puede controlar dejando de utilizar el producto por un período de 2 o 3 días y mediante el uso de alguna crema con corticoides tópicos de baja potencia.