Información sobre el Acné

ACNEDOTA.COM

Mitos acerca del Acné

Existen muchos conceptos erróneos y rumores sobre lo que causa y no causa el acné. Es importante no dejarse llevar por ellos y no seguir consejos de personas que no sean especialistas médicos.

Algunos de los mitos más conocidos acerca del acné son los siguientes:

La dieta: La alimentación juega un papel importante en la producción de grasa de la piel pero el simple hecho de consumir ciertos alimentos como el chocolate, las patatas fritas o el azúcar, no es suficiente para originar el acné.

No obstante estos alimentos son ricos en grasas y favorecen el aumento de las secreciones sebáceas, por lo tanto en general empeoran el acné si éste está ya desarrollado. Controlar la dieta en el consumo de estos alimentos ayudará a no empeorar su evolución.

La higiene deficiente: El acné no es causado por la suciedad, los bloqueos que causan el acné ocurren profundamente, dentro del estrecho canal folicular y no es posible removerlos mediante un simple lavado. Por otra parte las bacterias involucradas en la aparición del acné son las propias de la piel, por lo tanto el lavado minuciosos y continuo puede reducir el acné pero no prevenirlo, cualquier cosa por encima de un lavado suave puede empeorar las lesiones existentes e incluso provocar nuevas lesiones dañando o resecando la piel.

La masturbación: No hay absolutamente ninguna evidencia que pueda comprobar que la masturbación causa acné y que la abstención de sexo o las relaciones sexuales puedan curarlo.

La manipulación de las lesiones: Si te quitas los granitos con los dedos no se "secarán" ni se curarán más rápidamente. Apretar o reventar los granitos sólo causará que los gérmenes penetren más profundamente en la piel provocando un mayor enrojecimiento, dolor e incluso una desagradable infección.

Tomar sol elimina o mejora el acné: Si te expones al sol te bronceas y el color bronceado de la piel disimulará el enrojecimiento provocado por el acné, pero los granitos siguen presentes, tomar sol no te curará, por el contrario te puede resecar, irritar o quemar la piel.

Si tomas sol y sufres de acné, protege tu piel con un producto de por lo menos 15 FPS, utiliza una marca "no comedogénica" o "no acnegénica", lo que significa que no tapará tus poros y no empeorará tu acne. Igual regla debe seguirse con el maquillaje.